Lanzarote en un día: el mejor plan

¡Cactus, volcanes, arte... y más cactus!

Un día en Lanzarote te dejará con ganas de más, peeeero también te dejará un sabor de boca delicioso. La más oriental de las Canarias te sorprenderá con sus campos de lava solidificada, sus conos volcánicos, sus inmensos palmerales y sus preciosos pueblos. No te lo pienses, súbete al ferry y descubre los lugares imprescindibles para ver en un día en Lanzarote:

La plaza principal del pueblo de Haría

En Haría, casas blancas y ventanas verdes por doquier

1. Descubre el Parque Nacional de Timanfaya

Para empezar el día, prepárate para quedarte con la boca abierta en uno de los lugares más impresionantes de la isla. Desayuna fuerte, estira las piernas y pon rumbo a los volcanes del Parque Nacional de Timanfaya

¡Pellízcate, que no estás soñando! Es cierto que este lugar parece de otro planeta, y es que el paisaje es el resultado de la extraordinaria historia geológica de Lanzarote. Conos, cráteres, fisuras, un mar de lava... ¿Qué mejor manera de empezar el día en Lanzarote que con una buena dosis de senderismo por este sobrecogedor paisaje lunar? 

Da rienda suelta a tu alma aventurera y anímate a explorar este lugar en el que hace siglos la Tierra rugió. Ponte las botas de monte y haz la ruta de Tremensana para explorar la zona sur del parque. Se trata de una ruta interpretativa guiada en la que pasarás por la Montaña de Tremesana, las kipukas (islas dentro de un mar de lava) y la Montaña Rajada.

A lo largo del camino, te encontrarás con diferentes tipos de coladas de lava, desde el malpaís (colada de lava áspera, terreno volcánico totalmente improductivo) hasta la colada de lava en espiral y la ceniza volcánica gruesa, seca y porosa (picón). La ruta de senderismo es de 4 kilómetros y se tarda unas 3 horas en completarla.

Consejo: ¿Qué? ¿Te apetece saberlo todo sobre esta increíble isla? Echa un vistazo al artículo de Ferryhopper sobre los mejores volcanes de Lanzarote. Además, ten en cuenta que todas las caminatas son guiadas y deben reservarse con antelación.

Rocas volcánicas en el Parque Nacional de Timanfaya (Lanzarote)

Rocas volcánicas en el Parque Nacional de Timanfaya (Lanzarote)

2. Haz surf en la playa de Famara

Esto va de contrastes, así que pasarás de las rojizas montañas y los conos volcánicos del Parque Nacional de Timanfaya a la inmensidad y el oleaje del Atlántico en la playa de Famara. Coge el coche hacia el noroeste y, en solo 25 minutos, llegarás al paraíso canario de los surfistas. La extensa costa de arena ofrece unos impresionantes rompientes en los arrecifes para disfrutar de unas magníficas olas envueltas en espectaculares acantilados. 

Si eres principiante en esto del surf, ¡la playa de Famara es un lugar ideal para coger las primeras olas! Coge tu tabla y disfruta de la fuerza del Atlántico en el litoral lanzaroteño. De todos modos, esta playa tiene algo para todo el mundo, desde deportes acuáticos (windsurf, kitesurf, bodyboard) hasta acogedores rincones para disfrutar del sol.

Así pues, si ya has tenido bastante con el senderismo volcánico, tiende tu toalla en la arena y lee un libro con el sonido de las olas de fondo. Relaja solo de pensarlo, ¿verdad?

Consejo: Cerca de la playa, hay muchísimas escuelas de surf que dan clases y alquilan tablas. Si lo tuyo con el surf está a otro nivel, puedes hacer un recorrido por los mejores sitios para hacer surf en Canarias.

La playa de Famara (Lanzarote)

El impresionante litoral de la playa de Famara

3. Disfruta de una comida con vistas al mar en Arrieta

Después de coger unas cuantas olas, ¡el estómago te estará pidiendo un poco de amor! Para dárselo, dirígete hacia el pueblo pesquero de Arrieta, en el noreste de la isla. Bien es sabido que el mar da muuuucha hambre, así que encuentra una mesa cerca del puerto y disfruta del marisco fresco tan delicioso que sirven en los restaurantes junto a la playa de la Garita.

El pueblo de Arrieta (Lanzarote)

El precioso puerto pueblo pesquero de Arrieta

4. Visita a la Casa-Museo César Manrique en Haría

Con la tripa llena y el corazón contento, ya puedes ir al pintoresco pueblo de Haría , también conocido como el «valle de las diez mil palmeras». Nada más aparcar el coche, ve al centro neurálgico del pueblo, la plaza León y Castillo. La combinación de casitas encaladas con las gigantescas palmeras y las plantas tropicales le da un toque excepcional a sus calles. 

En el Valle de Haría se encuentra la Casa-Museo César Manrique , rodeada de palmeras y cactus. ¡Aviso, en Lanzarote hay muchísimos cactus! La exuberante vegetación aporta un toque exótico a esta antigua granja. El artista local César Manrique mantuvo el diseño tradicional de la casa y le dio un toque más moderno y, sobre todo, único. Aquí podrás ver de cerca el estudio del artista y un sinfín de obras de arte.

La Casa-Museo César Manrique en Lanzarote

La Casa-Museo César Manrique en Haría

5. Visita la Cueva de los Verdes y los Jameos del Agua

La impronta de César Manrique está repartida por toda la isla y, ahora, toca visitar una de sus obras más famosas e impresionantes en Lanzarote. El artista canario, muy comprometido con el ecologismo, transformó un túnel volcánico en un auditorio natural y, año tras año, los visitantes admirados por su belleza se cuentan por miles.

La peculiar mezcla de colores y formas de Jameos del Agua crea un ambiente de armonía total entre naturaleza y arte. Pasa por el túnel volcánico (¡fíjate en los cangrejitos ciegos que hay en el agua!) y toma algo en su estupendo restaurante.

Jameos del Agua (Lanzarote)

Jameos del Agua (Lanzarote)

¿Todo listo para ver, oler, degustar y sentir la combinación más explosiva de manantiales volcánicos, montañas ardientes y paisajes lunares? Reserva tus billetes de ferry en Ferryhopper al mismo precio que las compañías de ferry y coge el ferry de Fuerteventura a Lanzarote para descubrir los lugares más increíbles de esta fascinante isla volcánica.

Billetes de ferry